El procurador general de la República, Jean Alain Rodríguez, es blanco de innumerables críticas y cuestionamientos en diversos sectores, ante los agravios que le atribuyen contra la jueza Miriam Germán  durante la reciente sesión del Consejo Nacional de la Magistratura.
Para la Revista Diaria resultó de mal gusto y de inconsecuente proceder el recurso y la forma a la que apeló el joven magistrado, en su legítimo derecho a recibir cuantas informaciones requiera de quien, como la honorable jueza, aspira a mantenerse como miembro de la Suprema Corte de Justicia.
Los juicios e interpretaciones sobre el incidente han copado de palmo a palmo los medios de comunicación, con tal grado de motivación política y social, que han barrido con la importante y vital agenda nacional.
Pensamos que a estas horas, ya la opinión pública está lo suficientemente informada sobre el incidente y que  las instancias jurídicas, políticas y gubernamentales están igualmente en condiciones de dar las correspondientes respuestas al caso.
Ahora toca que retomemos con la debida intensidad y responsabilidad la agenda nacional, cargada de retos y oportunidades para el avance de la nación.
Salarios, seguridad social, códigos y servicios constituyen aspectos fundamentales que ameritan de la atención plena del liderazgo político, económico y social del país.
Volvamos por esa agenda.