Al procurador general de la República, Jean Alain Rodríguez, le salió el tiro por la culata con los ataques frontales a la jueza de la Suprema Corte de Justicia, Miriam Germán Brito. Toda la población lo aborrece… toda, no solo las mujeres. Nadie sabe si lo mandaron lo hizo a su manera, pero de que erró, erró.  Jean Alain dio pena y vergüenza. Y la sociedad lo repudia.